Seguidores de Killo y Pisha

Viaje sin retorno

Esta novela saldrá publicada en España en el mes de septiembre por Ediciones JavIsa23.
Estamos con la maquetación y las pruebas de portada.

RESEÑA


Un reformatorio es el inquietante escenario donde Antonio Lagares hace la apertura de su novela Viaje sin retorno. A través de la voz del secretario de esa institución, nos enteramos de una extraña prueba que forma parte de un estudio experimental. El secretario notifica a otros funcionarios, que el general Franco conoce y aprueba ese proyecto. Damián, un joven y peligroso delincuente apodado el Manitas, se convierte en el chivo expiatorio de esta aventura literaria contextualizada en una España que padece los últimos embates del franquismo. El autor introduce el azar como un elemento dinamizador, el cual se convierte en la figura principal que conducirá al Manitas por una serie de extraños episodios, laberínticos y salpicados por las ocurrencias de Manuel, el taxista que lo llevará hasta su paradero.


La dinámica de la trama se desenvuelve vertiginosamente por carreteras de una geografía asfixiada por la dictadura, y por zonas ocultas en la imaginación de los dos personajes que se desplazan hacia un destino desconocido. Los diálogos intermitentes, los oscuros propósitos del taxista, y el misterio que pesa sobre las verdaderas intenciones del insólito viaje, son elementos que ponen en escena sentimientos ambiguos, y situaciones absurdas que se bifurcan hacia otras realidades percibidas por las enfermas mentes de los personajes.

La obra de Antonio Lagares está estructurada con escenas profundas, donde lo lúdico es un elemento recurrente, el cual señala otras zonas de sentido que podemos interpretar como una estética del juego y una teoría que responde a fundamentos de carácter psicológico, en los que el impulso lúdico está vinculado con la creación artística, y con otros ámbitos subjetivos, como el instinto. Viaje sin retorno es un recorrido por horizontes colmados de acción, de picardía y de un lenguaje vigoroso que mantiene el interés constante en la obra.


Lesbia Quintero