Seguidores de Killo y Pisha

miércoles, 21 de marzo de 2012

XIV

LA PAREJA BOOM
(Segunda Parte)


Al día siguiente



A las nueve en punto de la mañana esperaba Killo a su compare. Éste apareció veinte minutos más tarde.

—¡Tu ere carajote! ¡Ehh..! Contesta Pisha, tú ere carajote!

—Joé Killo, que me he quedao sobao.

—¡Aonde va vestio de mamarracho?

—Voy de spiderman Killo, asín no paso desapercibio como ayer, que tor mundo me ingnoró.

—Ya te puede ir quitando esa mierda de ropa, y, ¿que hacen aquí la Choco y tu cuñao, eh? Ya se pueden ir najando, pero ya.



Un rato después



—Ea, ya estamo otra ve aquí —dice Killo al llegar a la puerta de la sucursal bancaria.

—Po yo estoy jiñao, compare, y aún no hemo entrao.

—Tranquilo Pisha, nos apretujamo en la cola, como ayer, y le pedimos el juldó al cajero, pero esta vez que nos vean bien la cara, pa que luego no se confunda.

Siguen a rajatabla lo planeado y cuando ya estaban próximos al cajero, entraron dos individuos portando pistolas. Gritaban exaltados que se trataba de un atraco.

—¡Todos al suelo y no pasará nada! ¡Rápido! ¡Somos la pareja Boom y venimos a llevarnos el dinero! ¡Todos al suelo, vamos! —gritaron de nuevo.

—¡Esto que ehhhh, Killo!

—Estos tio están majara, Pisha, nosotros somos los auténticos Boom.

—Y ahora que hacemos compare, otra vé estoy jiñao por la patas abajo.

—Y’astá, no aguanto má. —El Killo se pone de pié y se dirige a la gente— ¡Señore, estos dos elementos son ladrone de pacotilla, la auténtica pareja Boom somos nosotros, Killo y Pisha, y no estos mamarracho. —Todos los presentes se rien— ¡Má respeto que no respondo de mí, eh! —las carcajadas aumentan. Los dos ladrones se muestran desconcertados y sin saber que hacer.

—Killo, aquí ni respeto ni ná de ná. ¿Te da cuenta? Lo mismito que ayer.

—Tranquilo Pisha, que estos dos pájaro no van a trincar lo nuestro. Ya te dije que la crisi es mu mala y hay cola pa entrá en chirona, pero nosotros estamos primero.

—Vamo avé, ¿quiene somo nosotro? —le pregunta Killo a la Choco y al cuñao que están en el fondo con cara de susto.

—Po el Killo y el Pisha ¿Acomosí? —responde la Choco.

—Noniná —comenta Pisha por lo bajini.

De nuevo la gente se partía de risa y a los dos pobres ladrones que acababan de entrar solo les faltaba llorar.

—¡Me cagoendié, Pisha, esta tía es carajota, ¡somo la pareja Boom!

—Si, Boom, Yeis Boom —responde el cuñao con mucho malage y con la sonrisa de hiena más visible que nunca.

—Pisha, Pisha —le dice Killo de nuevo por lo bajini— ¿Sabe que te digo, compare? Que con nuestra comida nadie juega, a por eso dos mamone, vamos a demostrar a todo el mundo que los ladrones de verdad somos nosotros.

—Compare, ¿no te da un poco de jindama?

—Po te mete la mierda pa dentro, carajo, ya te quiero ve estirao y con cara de mamón.

Tal como lo dijo lo hicieron. Se tiraron encima de los dos individuos y se montó una bronca gorda. Hasta la Choco repartió todo lo que pudo y más. En medio del tumulto apareció la policía y en cuestión de segundos consiguieron reducir a los dos atracadores. A Killo y Pisha le vitoreaban como auténticos héroes.

—¡Qué no jodé, que yo quiero ir al trullo con mi compare. Que nosotros somos la pareja Boom! —Gritaba Killo sin que nadie le prestara atención.

—¿Qué hacemos ahora, Killo? Estoy desmayao y con este negocio vamos a pasar tela de hambre.

—Calla y saluda a la gente con la mano, que ya habrá tiempo de pensar en otra cosa.

—¿Adonde nos llevan a hombro como a los toreros?

—Calla y saluda, carajo, que a lo mejón nos dan de comer.

—Dió vieja, qué doló má grande de güebo, Killo.

—Por tu curpa, Pisha, que ere mu gafe, contigo na sale bien.

—¡Aaaaro! Descuanjaringao tó y la curpa es mía. Killo, me zúarcarajo tó.

—Pisha, ¡Borderíos a mí ni uno! Sabe lo que te digo, ¡qué te vaya a tomar por culo!

—Tequiyapuí.















































1 comentario:

  1. Hacía tiempo que no entraba por aquí y esta noche he hablado con un amigo de este blog y he quedado en mandarle enlace, así que aprovecho para leer a estos personajes.

    ResponderEliminar

Deja aqui tu comentario