Seguidores de Killo y Pisha

miércoles, 29 de febrero de 2012

XII


CLUB DE LECTURA: CON UN LIBRO ENTRE LAS MANOS





—¡Ehhhh!

—¡Ahhhh!

—Killoooo

—Pishaaaa

—Donde te mete joé que llevo t’ol dia buscándote

—En la seguridad sociá, compare, pa que me den numero p’al oculista que necesito gafa.

—Pa cerca o pa lejo, Pisha.

—Po no sé compare, yo lo má lejo que voy es a Cái o Chiclana.

—Que bruto ere, cerca es pa leer el periódico y lejo cuando va al cine.

—Joé, entonce paná, Killo, porque ni leo el periódico ni voy al cine.

—Noniná.

—Ea, una preocupación meno, que estaba yo mu agobiao.

—Po ya que no tenemo na casé, Pisha, ¿vamos mañana a la beach?

—¿Aondeee?

—A la playa incurto, Beach es playa en inglés.

—Aaaaro, po yo voy al chiringuito. Chiringuito es güischi en español, espabilao.

—Entonce qué, vamos a la beachhh a surfear o no.

—No sé sorfeo, compare. No desentono del tó, pero de música voy cortito, tu sabe, Killo, qué viva España, paquito el chocolatero y el vaporcito de Cái, y y’astá.

—Cagondié, contrimá viejo, ma carajote, Pisha. Me refiero a coger olas con la tabla.

—Eso es una jartá difícil, Killo, y luego tu me da ajogailla y se me queda el cuerpo digustao . Tú trinca las olas que quieras que yo me apalanco en el chiringuito.

—De cobardes está el mundo lleno.

—¡Y de enteraos los hospitales, que va tu de moderno, no te jode el gilipolla este.

—Ahueca el ala, so pureta.

—Escucha Killo, que te va a quedá muerto, mi cuñá la Choco, la única que tengo, te lo digo ya pa que no me pregunte cual, po dice la gachona que el pasado es historia, el futuro es un misterio, pero el hoy es un regalo… por eso se llama presente.

—Dió vieja, esa que es, ¿filosofa?

—Esa es carajota y y’astá.

—Será carajota, pero mu resabiá, le pone los cuernos a tu cuñao con el tuite .

—Ese gachó quién es compare, ¿es de aquí?

—Eso es una re sociá, en donde tor mundo se mete en tu vida personá, que está guannio. Es un invento revolucionario, las fea son guapa, los viejo son jovene, los calvo tienen pelo, fitetú, pa que la Choco tenga ligoteo.

—Eso es chuminá tó. Ahora que me fijo, aonde va con esos libro, compare, ¿pa venderlo al peso?

—La curtura no tiene frontera, Pisha, me los voy a leer del tirón.

—Killo, desde cuando lee libro, si lo má difícil que has leído en tu vida es el catálogo del carrefú.

—Desde que entro en el feigbu, compare, que estoy apuntao a un clú de lectura.

—Y to eso te tienes que leer pa apuntarte, si tienen que pesá una jartá, Killo.

—No, Pisha, es que me llevan ventaja y me quiero poné al nivé.

—Ya, ya, ¿Y cómo dice que se llama ese clú de tiquismiqui?

—Escucha bien por esas orejas, Club de lecturas : un libro entre las manos. Y no es de tiquismiqui, es de gente curta y prepará.

—Si tenerlo entre las manos no es complicado, lo difícil es leerlo, compare. Te va a quedá engurrumio de tanto leé.

—Qué no, Pisha, tó es ponerse.

—Killo, y si te lee la última página y te entera del final ¿no vale? Tú hace el paripé y y’astá.

—Qué coraje me da que sea asín, chiquillo, y que incurto. Tú lo que quiere es que yo quede a la altura del betún .

—No sea borde, Killo, te doy idea para que coja un atajo y llegue ante.

—Ahora no te haga el longui que tiene mu malagidea, que te achara que sea má curto que tú.

—A mí me zúarcarajo lo que tu diga. La chorla se te va a quedá frita de tanto pensá.

—Esas palabras solo la puede decir un incurto, Pisha.

—Mira quién habla, Ramiro José Tela

—Pisha, Camilo José Cela, el mejón poeta de todo los tiempo, un mosntruo el menda ese con su libro Marinero de luces.

—Joé, que preparación, compare, me he quedao transpuesto con tu sabienda...

—¿Acomosí? Escucha lo que escribía:

Volveran las oscuras golondrinas

Y sus nidos en mi balcón colgarán, ah, ah, aaah.

—Aaaaro, y los gorriones en mi mano el pan se comerán. No te joe, que no hay que sé mu listo pa escribí eso, ¿te crees que soy carajote, Killo?

—Carajote no, pero anarfabeto si. Hay que tener mucho arte para decir esas palabras, que lo dijo hace ciento de años, cuando las golondrinas se iban y no se sabía si volverían má.

—Entonces compare, ¿Qué era adivino o poeta?

—Era mamón, como tú, ¿estamos? Un mamón, y sansacabó.

—Joé, no se te puede decir ná. Y en ese clú de lectura, en donde se agarran los libros, que digo yo, que si solo se agarra libro.

—Qué vasé, sino, Pisha ¿un vaso de vino?

—Killo, que si entre libro y libro no se agarra también otras cosa, joé, tú sabe, si no sirven los libro pa ligá.

—¿Tú eres tontobaba? Qué mardá, Pisha, es un clú curto, no de ingnorante como tu cuñao y la Choco que solo entran en feigbu pa ligá y al finá se comen un mojón.

—¡Cómo tú! No te joe, que ere mu trampuchero.

—Yo, en cuanto me lea esta pila de libro, dejo de ser incurto.

—Killo, ¿y si me leo todos los día las esquela de los muertos del diario de Cái me valdrá para entrar en el clú?

—Qué no, joé, que eres mu jartible, Pisha.

—Anda Killo, por tu compare que soy yo, no te puede camelá a alguien de ese clú.

—Si hago un podé, fitetú que con Rosa tengo enchufe, y con las demás jefas también, que son como las sargentos en la mili, Sandra, María José y Ana.

—Y’astá compare, que son muchas gachises pa un solo cuerpo. Tu me presenta a una y yo me la ligo.

—¡Aaaaro! ¡Ya estoy hasta los güebos de ti! No es un clú de arterne, carajote, es un clú pa leé. Mira Pisha, sabe que te digo, que ta vaya a tomá por culo de una puta vé.

—Tequiyapuí.






El libro completo lo podéis conseguir por menos de 1 euro en amazon, este es el link:

http://www.amazon.es/Killo-y-Pisha-ebook/dp/B0075XQY00/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1330509485&sr=8-1

Tened la certeza que estos dos simpáticos pillos agradecerán vuestra colaboración.















1 comentario:

  1. En mi club de lectura precisamente nos tocó esta semana "La Colmena". Veneno puro, más teniendo en cuenta que en la anterior leímos a Borges.

    ResponderEliminar

Deja aqui tu comentario