Seguidores de Killo y Pisha

domingo, 5 de febrero de 2012

VIII


LA CANCIÓN DEL VERANO



La Isla es una ciudad que dentro de su ámbito cultural posee grandes artistas repartidos en distintas modalidades, cómo música, literatura, pintura, escultura, etcétera, pero somos tan especiales que cualquier cosa que llegue de fuera es mejor que lo que ya tenemos en nuestra propia tierra. Entre nuestra forma de pensar, y el egoísmo particular de ciertas entidades locales, los jóvenes talentos ven frustradas sus ilusiones y casi todos se quedan en el camino.



—¡Ehhhh!

—¡Ahhhh!

—Killoooo

—Pishaaaa

—¿Adonde anda que no ta visto en t’oldía? ¿No vamos a ir a la Gran Vía a tomarnos nuestro cuartito?

—Con el Moquete , Pisha, que me convidó a la caseta municipal y a un artista no le puedo negá ná.

—A ti solo, carajo, ¿de mí no te ha dicho ná? Venga ya…

—Qué passa, Pisha, ma convidao y y’astá.

—Qué no, Killo, que el Moquete es mu güena gente y me nombra a cá momento, siempre está «Pisha, toma esto… Pisha, ven p’acá…» En una convidá cómo se va a orvidá de mí.

—Aaaaro, va convidá a toquisqui, porque tú lo diga, ni siquiera ta nombrao, me dijo: «Killo, ven que te voy a enseñá el tinglao que he montao».

—Joé compare, que desilusión, con lo que yo admiro al Moquete y esas canciones que se inventa tó los verano. ¡Eso cómo vasé!

—Pisha, a mi no me diga ná, eso lo habla con él.

—¿Hablar con él? Yo paso del Moquete, ni que fuera el Davi bisbá, ese gachó si que canta bien, avé que farta me hace a mí el Moquete, contrimá lejo, mejón. El se inspiraba en mí y ya no le voy a da má idea.

—Compare, no sea borde que la envidia e mu mala y hace un bujero en la barriga.

—Andevá, carajo, ni envidia ni ná, que me da mucho coraje que tó pal Killo, y el Pisha como si fuera un burto. El importante el Killo y el Pisha que se coma un mojón pinchao en un palo, ¡Tequieyapuí!

—Cagondié comapre, no te haga una pájara mentá, que to es porque el gachó tiene un pelotaso con su grupo Harmony, vamos, la canción del verano, y como me vio en la Gran Vía, me convidó a la caseta, él sabe que yo soy un entendio en la materia.

—De qué canción habla, si estamos en invierno. Killo, ademá, tú no entiende ná de ná.

—¿No te he dicho ya que me convidó? Po yo fui cuando estaba cantando en la caseta que ha montao el Ayuntamiento pa quitá el botellón. Todos los sábado hay actuaciones y es de gañote, tontobaba que te pierde lo mejón.

—Yo te digo mi verdá, chuminá tó. El botellón no hay dio que lo quite, porque eso lo han inventao los americanos pa vender la coca cola de do litro, asín que a tragar como con tó.

—Qué no, Pisha, hay to tipo de bebida, de segurata, hasta podemo fumá y tó. Es que los políticos de la Isla son to mu espabilao, y se pasan el día pensando en la gente joven.

—To es un paripé, lo que yo te diga compare.

—Qué chungo Pisha, cuando se te cruzan los cables mejón no hablá contigo.

—Tú está entortao, a mi no me pasa ná. Tengo el cuerpo disgustao porque mi compare es un traidor, namá. Una puñalá trapera es lo que tú me acaba de dá.

—Cagondié Pisha, si lo sé no te digo ná de ná.

—¡Aaaaro Kiloo y tó pa ti! ¡Egoista, que eres mu egoísta! Quién me iba a decir que mi compare es un traidor.

—Qué pa mí no hay ná, tontobaba. Escucha, la caseta municipá empetá, y con la canción nuestra el Moquete lió la del cristo cuando se perdió en el huerto, que pelotaso Pisha, sevasé de oro, con un yete privao y tó.

—Será yate, compare, que de curtura está cortito.

—No Pisha, yete, de yete, de los que vuelan, no yate de los que flotan, avión, de los que vuelan.

—Tú está chalao, compare, ¿el Moquete en un yete privao como el Julio Iglesia? A ti la levantera ta dejao majareta. Avé Killo, ¿qué canción es esa?

—La nuestra compare, ¿no la escuchao en Onda Cádiz Radio, la emisora de todo los gaditanos y de medio mundo. En un programa de curtura la ponen.

—Compare, es que nuestra letra es pa gente curta, no pa cualquier tiquismiqui, es internacioná.

—Noniná.

—Dime como es, carajo, que me tiene ya mosqueao porque yo no tengo ninguna canción, ni letra ni ná.

—Escucha compare, la caseta municipá empetá, la pista de baile, empetá también, y de pronto dice el Moquete por el micrófono ese que habla sin cable y sin ná, a toda leche: «¡Killoooooo!» Y toda la gente le contesta a grito pelao: «!Pishaaaaa!» Uff, se me pusieron los pelo de escarnio, compare. ¡Escucha, escucha, que eso no es tó! Después dice el Moquete: «¡Ehhhhhhhh!» y toda la gente: «¡Ahhhhhhh!» Uff, otra ve los pelo de escarnio al recordarlo, compare, es que estaba to empetao. Joé, que me emosioné y tó. ¡Qué grande es el Moquete!

—¿Esa es la canción? Po vaya chorrá.

—No cojone, que no me deja hablar, espera. Después de eso, cantan todos junto, el Moquete, la gente, los camarero, hasta los segurata: «¡Carajote el que no vooote, carajote el que no vooote, carajote el que no vooote, carajote se va a queá!» Y otra vez: «¡Killooooo!» Y la gente: «¡Pishaaaaa!» El Moquete: «¡Ehhhhhh!» La gente: «¡Ahhhhh!» Y el Moquete: «¡Killo echaté p’ayá que te voy a descuanjaringar!» Y toda la gente: «¡Pisha, no me toque los güebo que te mando con la Choco de nuevo!»

—Yastaaaaaaá. Ya no escucho má. El Killo eres tú y el Pisha soy yo, ¿Acomosí?

—Po no te lo he dicho ya, Pisha.

—Y el Moquete con un yete pa volá y nosotros qué eh, nosotros a pata, como siempre.

—No compare, como siempre no, eso viene al final de la canción, cuando él sevá volando a jólibu y nosotros andando pa casa.

—Venga ya Killo, tas caído de un nido o qué, ¿to la mortalá pa él? Por lo meno una patera nos podría comprar, digo yo, que pa eso somo los protagonista.

—Hombre, ya puesto, con su cañita pa pescá y su motorcito… y un nota con las cervecita pa quitanno la caló ¿tú tá guannio compare? Tú ve mucha película americana ¿no? El Moquete, que es mu güena gente, nos va a regalá el deuvedé firmao y tó. Y mucho eh, que la demá gente lo tienen que pagá.

—El deuvedé que se lo meta por…

—¡Sssss! No diga ná de lo que te pueda arrepentir luego, que te pierde ese pronto tan joío que tú tiene.

—No iba a desir ná malo, na má que se lo meta por donde le quepa. Yo te digo mi verdad, si eso vasé tó, a mi que me borre de la canción. Avé que vasé sin mí, que diga tu nombre na má.

—Po bueno Pisha, yo se lo diré, fíate que problema más gordo pal Moquete. Vamo, que ya no duerme por tu curpa, que desagradesio ere.

—Anda que no. ¿Avé que hace ahora sin el Pisha?

—Compare, no eres má carajote porque ya no se fabrican en la Isla, pero

escucha. ¿Ve cuanta gente hay en ese bar? ¿Lo ve? Fíate bien: «¡Pishaaaaa!» —grita con todas sus fuerzas— ¿Cuántos han mirao p’acá?

—Compare, em he fiao bien y hay unos cuanto que no han mirao.

—Carajote. Los killo, no han mirao los Killo, pero los Pisha han mirao tó.

—Ma convenció, compare. Mejón el deuvedé que ná. Si le puede sacar por lo meno una cañita de las que venden en el chino, que son to barata.

—Si, pa que tú pesque la lubina de veintidó kilo y yo el purpo, no te joe.

—Cachondeito conmigo otra ve no, que ya quedó la cosa en que era una zapatilla mu grande.

—Mu grande vasé la tragantá que te va a dá el médico con cara de Guardia Civil como te lo encuentre por la calle, al que jodiste la noche de fin de año por tu agonía con las uva, que santerao to el pueblo, carajote.

—No vuerva al pasao compare, que te conozco que ere mu quemasangre y hoy no respondo de mí.

—Y tú ere mu agua fiesta Pisha, contrimá se te quiere, má desagradesío te porta.

—Andevá, carajo, tú tá compinchao con el Moquete, pa que te pasee en el yete, que estoy al liquindoi y lo sé tó.

—Sansacabó Pisha, endiluego que no me conoce, ¿sabe lo que te digo? ¡Que te vaya al carajo con tó tú muerto tó!

—Te quiyapuí.




--------------------------------------------------------------------------------------
El Moquete: Cantante e integrante del grupo Harmony, de San Fernando.

Pisha: En la isla es normal al inicio de una conversación, decir Picha o Quillo. Se puede decir que todos somos Picha o Quillo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja aqui tu comentario